En la gráfica de Andrew Droog se percibe el inconfundible sello británico de la aplicación tipográfica sobria y contundente, las paletas de colores limitadas pero de gran personalidad y la sensación de que nada sobra en la composición, en unos proyectos editoriales y de identidad visual de enorme calidad. Lo rescato de Changethethought.

Leave A Reply