Éste es el original nombre del extraordinario portfolio de Andrew Lister, alumno de segundo año de la Northumbria University de Newcastle. Coincido completamente con las premisas de su diseño, que basa en una frase de Buckminster Fuller: «Cuando trabajo en un problema, nunca pienso en la belleza. Únicamente pienso en solucionar el problema. Pero cuando he terminado, si la solución no es bella, sé que no está bien». Como buen estudiante, despojado de muchas de los condicionantes del mercado y, sobre todo, de las exigencias del cliente, sus trabajos resultan fantásticos, llenos de planteamientos inverosímiles y con un empleo completamente espontáneo del lenguaje visual. Lo recojo de The Strange Attractor.

Leave A Reply