Comparto y subrayo por completo la efusividad con que se refieren desde The Eye Dropper al trabajo de Matthew Croft, en el que tipografía y texturas se unen en experimentos tan difícilmente clasificables como visualmente provocativos. Soberbio.

Leave A Reply