Descubro mediante The Best Part al diseñador de Seattle Trevor Basset, portador de un estilo propio, muy personal y difícilmente clasificable, basado en una sugerente imperfección derivada de la apariencia manual de sus piezas, un registro ligeramente retro, una enorme predilección por las texturas y una pretendida ilegibilidad de los textos.

Leave A Reply